El equipo que trabaja este año 2015 para organizar La Noche de los Investigadores en Las Palmas de Gran Canaria anda corriendo de un lado para otro para tener todo listo este viernes 25 de septiembre. Sin embargo, conocemos a alguien que corre incluso más.

Quedar con Gustavo Marrero es algo complicado. Investigador y profesor en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, opina como investigador inquieto que el tiempo no es oro, es mucho más que eso. No en vano, en estos momentos se encuentra liderando un proyecto internacional que busca revolucionar el mundo de la cirugía. Por fin quedamos con él para hablar muy brevemente sobre algo que nos contará con más detalle en La Noche de los Investigadores.

¿Nos puedes explicar cómo un profesor de telecomunicaciones llega a concebir un proyecto sobre cirugía y cáncer?

Gustavo Marrero: Asociando ideas de aquí y de allá (risas). Mi campo de estudio tiene que ver, entre otras cosas, con sistemas multimedia, procesamiento de imagen y vídeo de alta resolución… e imágenes hiperespectrales, que es la base del proyecto HELICoiD. Para entendernos, el ojo humano es capaz de ver solo una parte de la luz, lo que se llama espectro visible. Con esta visión humana somos capaces de distinguir, básicamente, colores, pero ya con esta visión de los colores somos perfectamente capaces de distinguir, por ejemplo, una manzana verde de una madura. Pero la luz no solo la conforma el espectro visible, hay más “colores”, por así decirlo. Imagina que fueras capaz de ver esos “colores”, como hacen algunos animales. Las cosas que conoces tendrían otro aspecto, conocerías más características de esas cosas… de hecho, el ser humano ya ha fabricado otras tecnologías capaces de “ver” esos “colores” fuera del espectro visible, por así llamarlos, y con eso somos capaces de distinguir mucho mejor los objetos.

Y cuando hablamos, entonces, de “imagen hiperespectral” hablamos entonces de “imágenes con más colores que los del espectro visible”.

G.M: Algo así. Está claro que no es la definición más correcta, pero es algo así. Hablábamos antes de distinguir una manzana verde de una madura gracias a la visión “normal” de un ser humano. ¿Podríamos distinguir, por ejemplo, una manzana verde de otra con la misma apariencia mediante un simple vistazo? Bueno, pues algo así pasa con los tumores cancerígenos. Distinguirlos del resto de tejido sano de un paciente es muy complicado a simple vista. Sin embargo, piensa que con la tecnología hiperespectral quizás podríamos distinguir visualmente tejido sano del que no lo es. Eso permitiría, en teoría, extraer quirúrgicamente el tumor con una precisión enorme.

Es decir, que gracias a HELICoiD, un cirujano podría “ver” perfectamente dónde cortar para extraer un tumor.

G.M: Exacto. En algunos casos, cortar un poco más de tejido sano o menos no es tan relevante, pero piensa por ejemplo en un tumor cerebral. Si extraes más tejido sano del necesario, puedes estar dejando al paciente sin alguna función básica. Cuanto más precisa sea la operación en este caso, mejor conservará el paciente sus facultades.

Lo que comentas es fabuloso. Algo así imagino que tendrá una gran repercusión…

G.M: Eso espero (risas). De hecho, hace unos pocos días vino un equipo de grabación del canal Euronews a grabarnos para emitirlo en 13 idiomas a lo largo de toda Europa, si mal no recuerdo. Hemos podido enseñarles nuestro trabajo en colaboración con el Hospital Doctor Negrín, aquí en Gran Canaria, donde estamos probando la tecnología.

Todo lo que cuentas es muy esperanzador. Gustavo, muchísimas gracias por recibirnos, aunque sea entre pasillos.

G.M: A ustedes.

Gustavo se va por el pasillo corriendo, no queremos imaginar cómo estará su agenda.

Aquí encontrarás todo sobre La Noche de los Investigadores en Las Palmas de Gran Canaria y aquí más información sobre el proyecto HELICoiD.